Esta es una de las elecciones más importantes, el colchón de cuna adecuado para nuestro bebé. Hay que tener en cuenta que favorezca su desarrollo sin presión pero también sin hundimiento. Después, tenga en cuenta también estos criterios cuando llegue el momento del cambio de la cuna a la cama, pues el confort y el tamaño deberán tenerse en cuenta en las diferentes etapas de nuestros hijos.

A continuación le presentamos una selección de colchones de cuna que cumplen con las necesidades de nuestros bebés:

  • Deben tener una acogida estudiada para ser un soporte que facilite su desarrollo y crecimiento, sin hundimiento para prevenir la asfixia (antiahogo), u otros problemas, como la plagiocefalia, que puede provocar un colchón si el bebé pasa muchas horas acostado en la misma postura.
  • Todos nuestros colchones de cuna son hipoalergénicos. La higiene y protección de los colchones es fundamental, con tratamientos hipoalergénicos, antiácaros, antibacterias. Nuestros productos cuentan con tratamiento SANITIZED® y con Certificado OEKO-TEX® Standard 100 Clase I, que certifica que el colchón de cuna se ha fabricado con materiales libres de agentes tóxicos o dañinos para la salud. Todos los tejidos en contacto directo con la piel de nuestro bebé o niño deben cumplir estos criterios.
  • La firmeza y los materiales que le presentamos han sido ideados también teniendo en cuenta su transpirabilidad y por lo tanto un descanso que asegure una temperatura adecuada.
  • Elija la medida más adecuada de colchón. Las cunas suelen tener unas medidas estándar de 55x115, de 70x140, de 80x130, siendo la más habitual y adecuada la de de 60x120 cm. Debe tener espacio suficiente en las zonas de cabecero y piecero, al menos 15 o 20 cm, con precaución siempre de que no haya peligro de quedar atrapado en su estructura. Recuerde de todas formas que fabricamos a medida cualquier colchón.
  • Recuerde elegir también una almohada adecuada y proteger el colchón de cuna con cualquiera de nuestras fundas transpirables e impermeables, para mantener la higiene del colchón del bebé.

Con la tranquilidad de que va a adquirir un producto saludable y seguro, ya solo tiene que elegir el tipo de confort del primer colchón de cuna para su bebé: muelles, viscoelástica, látex o una combinación de estos materiales para que su bebé disfrute de dulces sueños y crezca de manera saludable y segura.

COLCHONES DE CUNA: TODO LO QUE NECESITAS SABER

¿Qué son los colchones de cuna?

arrow_drop_down

El colchón de cuna es la base sobre la que descansará nuestro bebé, y es por ello un producto fundamental para sus primeros meses de vida. De la calidad del colchón dependerá el correcto desarrollo del bebé, que además en esos primeros meses pasará mucho tiempo durmiendo, la mayor parte del día. El colchón de cuna debe ser firme, transpirable y seguro. Y aunque nos guste reutilizar y “heredar”, adquiere un colchón nuevo para tu bebé, así evitaremos problemas y alergias. Por supuesto, la cuna debe estar homologada para asegurarnos que se ha cumplido la normativa vigente en su fabricación, de manera que sea segura, estable, y no se hayan utilizado productos tóxicos.

Existen varios tipos de colchones de cuna, según el material con el que estén fabricados, destacando principalmente los de muelles con acolchados acogedores e hipoalergénicos o los de material de alta resiliencia con acogida viscoelástica. Lo importante es que el colchón sea firme pero acogedor, y que sea una acogida suave, nunca demasiado mullida para que no se hunda nuestro bebé (sistema antiahogo).

Protégelo con una funda impermeable y transpirable para mantener siempre sus propiedades hipoalergénicas. También debes tener en cuenta el ambiente o el clima habitual de tu zona geográfica, para que el calor no aporte demasiada calor. Debe ser un colchón que transpire y ventile, regulando así correctamente la temperatura durante el descanso de nuestro bebé. 

Muy importante es que te asegures que los materiales que componen el colchón cuenten con el certificado OEKO-TEX Clase I, que indica que se ha fabricado con materiales libres de agentes tóxicos o dañinos para la salud. La Clase I además indica que los textiles pueden estar en contacto directo con bebés.

¿Cuál es la medida normal de un colchón de cuna?

arrow_drop_down

Los colchones de cuna tienen medidas estandarizadas dependiendo del tipo de mueble. Existen colchones diseñados para ser utilizados en Moisés y en cunas de varios tamaños. Lo importante es que el colchón debe ser el adecuado a la medida de la cuna, es muy importante para la seguridad de nuestro bebé que no exista espacio entre la cuna y el colchón, nunca más de 2 cm. Así lo recomienda la AEPED, la Asociación Española de Pediatría. 

Las medidas de colchón de cuna más habituales son, hablando de ancho por largo, 55x115 cm, 70x140 y la medida estándar más utilizada, 60x120 cm. La altura mínima debería ser de unos 10 o 12 cm, y no ser en total mucho más altos. Si nos ceñimos a estas medidas, encontraremos cunas, protectores de colchón y fundas de colchones de cuna más económicos y con mayor variedad.

En MiColchón, de todas formas, fabricamos colchones de cuna a medida, así que si te has enamorado de una cuna con un tamaño que se sale de lo normal, no te preocupes.

¿Qué base necesito para un colchón de cuna?

arrow_drop_down

Las cunas suelen tener una base de madera. La base para nuestro colchón de cuna debe ser firme y estable, y favorecer la transpiración y ventilación del colchón. Así, una base de madera con orificios es perfecta para los colchones de cuna que hemos comentado anteriormente. 

Las bases de láminas de madera ayudan a la transpiración pero restarán firmeza al colchón. De tener láminas la cuna, que éstas no estén muy separadas de la base de madera, para evitar el hundimiento del colchón entre láminas.

¿Cuál es el colchón de cuna más vendido?

arrow_drop_down


En MiColchón confiamos en las grandes marcas para los colchones de cuna. Firmas como FLEX o RELAX fabrican colchones de cuna con núcleos de muelles de calidad y textiles hipoalergénicos. En MiColchón confiamos en NESSEN y su colchón de cuna viscoelástico, compuesto de un núcleo firme y duradero de IRONTEX, de alta resiliencia, con una acogida en material viscoelástico MEMORYVIS, y funda desenfundable con tratamiento Sanitized y Certificado Standard OEKO-TEX Clase I.

¿Es necesario utilizar almohadas para bebés?

arrow_drop_down

Popularmente creemos que también los bebés necesitan almohada, pero nada más alejado de la realidad. Y en este punto debemos seguir los consejos de los profesionales, y siguiendo la Guía Práctica para Padres de la AEPED (Asociación Española de Pediatría): hasta los dos años se desaconseja la almohada por riesgo de asfixia. 

Tengamos en cuenta que el cuello de nuestro bebé es muy pequeñito, y no soporta aún la cabeza. La almohada forzaría la columna.

Protectores de colchón. ¿Es aconsejable utilizar un cubre colchón para cunas?

arrow_drop_down

Proteger tu colchón de cuna es fundamental. Debemos mantener la superficie de descanso de nuestro bebé completamente limpia, para evitar alergias y enfermedades, y para asegurar durante el descanso la temperatura adecuada. El protector de tu colchón de cuna debe ser:

Una funda con cremallera, que facilite su lavado y mantenimiento y proteja herméticamente el colchón.

Debe ser un protector hipoalergénico, contra ácaros, bacterias y hongos. Puede ser ACARSAN, SANITIZED, ALLERBAN…

Debe ser una funda impermeable, para que no llegue al colchón ningún tipo de líquido o fluido.

Debe ser un protector de colchón de cuna transpirable, que regule la temperatura y evite la sudoración y el calor.

Si además la funda ha sido confeccionada con tejidos naturales como el algodón o el Tencel, que absorben la humedad, aún mejor.

Colchones de Cuna

Filtros activos