0 Producto - Productos -
0

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Producto añadido correctamente a su carrito de la compra Total productos:
Total envío:  A determinar
Total
Seguir comprando Finalizar compra

 ¿QUÉ TIPO DE COLCHONES HAY Y EN QUÉ SE DIFERENCIAN?

A la hora de comprar un colchón nos encontramos con una gran variedad de colchones y muchas veces cuesta diferenciarlos, para facilitar la búsqueda Mi Colchón le ofrece una explicación técnica pero clara y sencilla de cada uno:

Colchones Viscoelásticos

El colchón viscoelástico copia la forma del cuerpo como un molde. Gracias a ello la presión se distribuye uniformemente sobre todo el cuerpo, evitando zonas de presión que dificultan la circulación.

El material viscoelástico está formado por células abiertas y permite una buena circulación del aire. Es una espumación termosensible y muy adaptable, reacciona hundiéndose más al aplicar calor (el calor del cuerpo) y se endurece con el frío.

Cualquier colchón puede usarse por ambos lados, pero en los colchones viscoelásticos es recomendable dormir solo por la cara viscoelástica, así se aprovechan todas sus prestaciones. Cuanto mejor sea el tejido y mejor tratado esté, mayores prestaciones ofrecerá el colchón.

Los colchones viscoelásticos generalmente ofrecen un grado alto de adaptabilidad (contra más cantidad de visco, mayor adaptabilidad) y una firmeza media, pero cada modelo ofrece características diferentes dependiendo del tipo del material, la densidad y la composición del colchón.

El tener más viscoelástico o menos no quiere decir que un colchón sea mejor que otro, sino que ofrecen sensaciones distintas.

Generalmente, estos tipos de colchones vienen con una capa inferior más ancha de espuma HR de alta densidad que sirve como soporte del núcleo y mantiene la firmeza del conjunto; pero también se puede combinar con otros componentes como los muelles.

VER COLCHONES VISCOELASTICOS

 

Colchones de látex

El látex se fabrica a partir de la resina del árbol del caucho llamado Hevea Brasiliensis, que crece mayoritariamente en Asia. La cantidad de látex en los colchones puede variar, desde un 20% de látex natural hasta un 97%, el resto es espuma de látex sintética.

Un buen colchón de látex debe tener cinco o más zonas de firmeza diferenciadas que permitan una correcta adaptación al cuerpo; además debe disponer de tratamientos antibacterias y sus rellenos deben ser hipoalergénicos.

Independientemente de la presión ejercida, el colchón vuelve a su estado original sin deformarse.    

A diferencia de los colchones viscoelásticos, el látex es un material muy confortable pero no se adapta al cuerpo haciendo un molde exacto como ocurre con la viscoelástica.

VER COLCHONES DE LÁTEX

Colchones de espuma

Los colchones de espuma están compuestos por un material denominado poliuretano o poliéster. Los diferentes tipos de colchones de espuma se diferencian entre sí por la densidad de la espuma, la calidad de la misma y la altura del colchón. Contra más densidad mejor calidad y resistencia del colchón; y contra más capas de espuma de diferentes densidades mejor altura y mejor firmeza.

Los colchones de espuma tienen el interior compuesto de diferentes zonas de firmeza adaptables a cada zona del cuerpo, varios canales de aireación y, en algunos casos, cada cara con una firmeza diferente. Son colchones firmes, no tanto como un colchón de muelles, pero conservan el tacto, la adaptabilidad y la suavidad de las espumas de calidad.

Ofrecen un descanso firme y ergonómico, que varía según el tipo de espumación, y la combinación de este material con la viscoelástica aporta un resultado óptimo.

Estos colchones suelen emplearse para segundas viviendas, estancias ocasionales, ya que la adaptación de la espuma no es tan buena como el resto de materiales.

VER COLCHONES DE ESPUMA

Colchones de muelles

Los colchones de muelles son los más habituales, ofrecen el grado alto de firmeza tradicional que se combina con la flexibilidad del bloque de muelles. La carcasa de muelles es el corazón del colchón y la que garantizará un buen apoyo y durabilidad. Se le puede añadir una plancha de espuma de poliuretano, y está compuesta por muelles fabricados de alambre de hierro fijados a una varilla de contorno de acero y cosidos a fundas de algodón de diferente diseño. En las esquinas se encajan cantoneras de espuma para mayor consistencia.

Tienen distintos grados de firmeza dependiendo del tipo de muelle utilizado, pero por norma general tienen buenos índices de amortiguación y elasticidad (claves para un buen descanso).

Deben ir acompañados de varias capas de amortiguación (textil, poliéter, HR... de mayor o menos calidad y eficacia dependiendo de la gama y el modelo) para aislar la dureza del muelle.

Aunque este tipo de colchones son generalmente muy transpirables e higiénicos, favorece que se incorpore algún tratamiento extra como el termorregulador.

Existen diferentes variantes según la configuración de los muelles, ya que puede ser ensacados o bicónicos.

  • Muelles bicónicos o bonell: presentan una forma de doble cono y se adaptan mejor al peso de las diferentes partes del cuerpo.
  • Muelles ensacados o cilíndricos: presentan una forma de cilindro y van ensacados individualmente para evitar sonidos molestos que puede causar el rozamiento. Distribuyen mejor el peso y dan más firmeza al colchón, lo que es más saludable para el descanso. 

Los muelles ensacados/embolsados tienen la característica de dar independencia de lechos, no transmite el movimiento y son muy resistentes debido a que van dentro de una bolsa, cosidos de forma independiente. (estos colchones deben ir sobre base tapizada o canapé tapizado, NUNCA SOBRE SOMIER DE LÁMINAS, ya que puede romperse el muelle)

Es importante la cantidad de muelles, pues a más muelle por metro cuadrado mejor apoyo para el cuerpo. La dureza del colchón se consigue cambiando el diámetro del alambre de acero y no disminuyendo la cantidad de muelles.

VER COLCHONES DE MUELLES


Producto añadido correctamente para comparar